La inteligencia emocional es corporal.

La Inteligencia Emocional, se define como la capacidad de tomar consciencia, diferenciar, nombrar, regular y expresar, nuestras emociones. Esto incluye el poder reconocer las emociones de otres y empatizar con ellas.

Es una habilidad que se desarrolla en las experiencias tempranas de nuestra infancia, y que además puede ser aprendida a lo largo de toda la vida. Es necesario el desarrollo de ésta habilidad ya que está directamente relacionada con factores protectores de la salud, y con factores constructores de relaciones saludables.

¿Qué es una emoción?

Cuando hablamos de emociones pareciera que hablamos de algo muy abstracto: la tristeza, la rabia, la alegría… parecen conceptos muy etéreos. Sin embargo ante todo cuando hablamos de emoción hablamos del cuerpo. Una emoción es una disposición organísmica (cuerpo-mente-afecto) que nos prepara para cierto tipo de situaciones. En otras palabras, cada emoción nos hace entrar en un “modo” distinto, a nivel fisiológico, conductual y mental. Inteligencia emocional es saber aprovechar esta capacidad para resolver nuestras necesidades.

¿Positivas o Negativas?

La distinción entre emociones positivas y negativas es una distorsión que de manera injusta le ha dado muy mala fama a ciertas emociones y que por el contrario han hecho una apología de una vida dominada por un “tener que estar bien”, “tener que estar siempre alegres”. La verdad es que cada una de nuestras emociones existe por una razón que contribuye a nuestro bienestar y adaptación a cada situación de nuestras vidas. La inteligencia emocional es saber «leer» esta información valiosa de qué es lo que necesitamos momento a momento.

Don’t kill the messenger!

A veces no sabemos por qué nos estamos sintiendo de cierta manera. Otras veces incluso no queremos sentirnos como nos estamos sintiendo. Esto nos lleva a relacionarnos de mala manera con nuestras propias emociones, cuestionándolas, negándolas o menos preciándolas. Al hacer esto nos privamos de comprender qué fue lo qué gatilló esa emoción, qué hace que eso me afecte de tal manera y qué es lo que necesito para resolverlo. 

Piénsalo así, nos puede molestar mucho lo inoportuno de la notificación de “batería baja” de nuestro celular. Eso nos puede llevar a ignorarla, enrabiarnos con ella, o ponernos ansioses. Pero nada de eso resolverá la necesidad de tu celular, la cual es: carga. Si nos disponemos de mala manera a atender a nuestras emociones, no podremos saber qué es lo que necesitamos y cómo resolverlo.

¿Cómo puedo mejorar mi inteligencia emocional?

  • Préstale atención a tu cuerpo. Vivimos en una sociedad cuya cultura resalta la importancia del intelecto y la razón, despreciando el valor del cuerpo y las sensaciones. Pero lo cierto es que somos ante todo un cuerpo movido por los afectos. Es decir lo que prima en nuestra toma de decisiones son factores afectivos que se manifiestan en sensaciones de atracción o rechazo: los “me tinca” y los “no me tinca”.
  • Aprende a conocer y distinguir tus señales corporales. ¿Cómo se siente en tu cuerpo aquello a lo que llamas rabia? ¿Le queda bien el nombre de rabia? ¿o habrá otra palabra, frase, imagen o movimiento que logre describir de mejor manera lo que estás sintiendo?
  • No te apresures a querer explicar el por qué te sientes de cierta manera. Primero permítete sentir, descubre en qué partes de tu cuerpo lo estás sintiendo e invita a que la sensación te muestre qué es lo que necesita en ese momento. Luego de forma natural y no forzada te darás cuenta de cómo tendrás más claro el por qué te estás sintiendo así.
  • Lo que sientes es corporal, inconsciente. En la medida que lo hagas conscientes podrás gestionarlo de mejor manera. Explora distintas maneras de hacer consciente lo que sientes en tu cuerpo, puede ser hablando con alguien, escribiendo sólo para ti, o incluso bailando o dibujando! Busca qué se adapta mejor a lo que necesitas.

Recomendaciones

El cómo las emociones se manifiestan en tu cuerpo es todo un mundo. Date tiempo para cultivar una relación positiva y cercana con tus emociones. Aún cuando estas emociones sean displacenteras tendrás que relacionarte con ellas de alguna manera para poder resolver lo que necesites. A veces esto es difícil y puedes necesitar de otra persona que te acompañe a sostener las emociones más duras. Permítete pedir ayuda si la necesitas. Está bien.

José Manosalva
Psicólogo Clínico, Universidad de Talca
Postítulo en Focusing Oriented Therapy, formado por Dr. Ps. Sergio Lara
Instructor de Alba Emoting, formado por Dr. Ps. Sergio Lara
Socio Director de Centro Árbol, área comunicaciones

Linkedin

Sigamos trabajando juntes por tu bienestar. Estaremos lejos, pero no distantes.

Editado por José Manosalva

4 comentarios en “La inteligencia emocional es corporal.”

    1. Miryam, gracias por tu feedback.
      Qué necesario es hablar de esto verdad? esa es la idea, socializar información que no siempre está tan a disposición de toda la comunidad.

      Saludos y que tengas una buena semana.

      José Manosalva

  1. Soy de Perú y es muy real todo lo descrito en este artículo. Hace poco leí sobre la técnica del semáforo que resulta tan práctica y sencilla aplicarla ante situaciones de conflicto emocional. Considero que sería excelente practicar este tipo de técnicas desde nuestro círculo más íntimo (familia) y las escuelas también pueden contribuir con actividades entre los estudiantes y de esa forma construir una sociedad más equilibrada emocionalmente.

    1. Hola Javier!
      Muchas gracias por compartir tu opinión.
      La técnica del semáforo es excelente, gracias por la idea. Quizás la publiquemos para que más gente la conozca.
      Veo que no están tan distintas las cosas con ustedes allá en Perú. Por acá también está muy al debe la educación en emociones, tanto en la misma familia como en el sistema educacional.
      Una sociedad con relaciones sanas se construye desde los vínculos más primarios, esto debiese ser el eje de cualquier modelo educativo.

      Saludos Javier, que tengas una buena semana.
      José Manosalva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba