Cómo lograr objetivos SMART para el 2021

Un nuevo año comenzó y por todas partes vemos a personas hablando sobre las metas para este año. De lo que no se habla, es que la parte más importante para lograr una meta, es definirla bien.

Una meta u objetivo mal definido es muy probable que no se alcance. Si no lo alcanzas, te frustras. Como estaba mal definido, ni siquiera sabrás lo que hiciste mal. Con frustración y sin saber bien qué mejorar, bajará la confianza en ti misme. Una baja autoconfianza, disminuirá tu motivación por lograr otros objetivos. Con baja motivación, te costará mucho definir un nuevo objetivo….y con un nuevo objetivo mal definido, el circulo vicioso se reinicia.

Objetivos inteligentes, objetivos SMART

La metodología SMART es una manera práctica de establecer objetivos realistas y alcanzables, lo que optimiza tus recursos, mide el nivel de avance y aumenta la probabilidad de logro. Con esto aumentarás tu autoconfianza y motivación por alcanzar nuevos objetivos. SMART es un acrónimo de 5 palabras/conceptos:

Específico (Specific):

Si un objetivo es ambiguo, ya partimos mal. Para lograr redactar un objetivo específico es importante resolver cuestiones como “qué, cuándo, cómo, dónde, con qué, quién”. Cuanta más información se logre aportar más fácil será conseguir la meta, ya que definir el camino para llegar hasta ella, será mucho más sencillo. Es importante también definirlo en sí mismo y no por contraste. En vez de proponerte no hacer algo, proponte qué es lo que si quieres hacer.

Medible:

Un buen objetivo tiene que ser definido en términos cuantitativos para así saber cuánto vamos avanzando. Para esto es necesario involucrar algunos números en la definición. Cuando se trate de conceptos no medibles, tradúcelos a una escala subjetiva. Por ejemplo, si tu objetivo es bajar tu ansiedad, crea una escala propia de ansiedad, donde 0 sea lo menos ansioso que has estado (recuerda cómo se ha sentido eso en tu mente, cuerpo y acciones) y 10 la máxima ansiedad que has sentido en tu vida. El seguimiento del estado de avance de tu objetivo te ayuda a estar enfocado, cumplir con tus plazos y celebrar cada avance.

Alcanzable:

No te dejes llevar por las buenas intenciones o la idealización del momento. Asegúrate de que lo que quieres lograr sea absolutamente alcanzable por ti. En este punto es importante ser lo menos ambiciose posible. Si tienes una duda razonable de que podrías fallar, es probable que falles. Mejor ándate a la segura y apunta a un objetivo de bajo riesgo pero que te acerque a lo que planeas alcanzar. Si lo logras eso te motivará a ir por el siguiente paso. Analiza con calma todos los antecedentes de tu situación, del objetivo y de tu historia personal y parte siempre por el paso más fácil de dar.

Realista:

Debes ser consciente de los recursos con los que dispones para alcanzar tu objetivo. Recurso es todo aquello de lo que puedes echar mano -o no- para avanzar hacia tu objetivo: Dinero, tiempo, energía, salud, amigues, conocimiento, instituciones, etc. Si necesitas más recursos de los que tienes, quizás debas partir por generar ese recurso, o sustituirlo por otro. Por ejemplo: quizás no tengas el tiempo para hacer algo, pero sí tienes compañeres con quienes redistribuir la carga de tareas. O quizás no tengas la energía para algo, pero sí tienes amigues que te ayudarán a hacerlo o te darán la energía que necesitabas. Como generalmente lo que menos nos sobra son recursos…este es el punto donde más toca ponerse creative….«cómo hago lo que necesito hacer, con lo que tengo a la mano».

a Tiempo:

Define cuando partes y para cuando quieres los resultados. Si no defines lo primero se te pasará el tiempo «intentando» (que es igual a no hacerlo). Si no defines lo segundo, en algún momento será demasiado tarde. También podrás ir midiendo a qué ritmo vas avanzando y si necesitas dedicarle más recursos, o si por lo contrario puedes tomártelo con más calma. Ojo con proponerte aprender Chino en una tarde…algo me dice que no es el tiempo suficiente y no lo lograrás. Encárgate de que el tiempo disponible sea coherente con lo Alcanzable y Realista de tu meta. Con eso también podrás saber por donde partir. Por ejemplo, si tu objetivo efectivamente es aprender Chino, y quieres lograrlo al cabo de 2 años, puedes preguntarte: En un año más, ¿Cuánto necesito haber avanzado?, En un mes más, ¿Qué debería tener hecho en post de este objetivo?, ¿Qué puedo hacer hoy para avanzar en este objetivo? Así habrás transformado un objetivo cuya recompensa está a 2 años plazo (lo cual es motivante, pero no tanto) a un objetivo lograble hoy mismo y que te acerca a la meta final (recompensa inmediata, lo cual sí que motiva!)

Recomendaciones

Ahora que sabes esto, cuentas con un gran poder. Gracias al Tío Ben sabemos que esto conlleva una gran responsabilidad! Así que te invito a no enfocarte tanto en lograr muchos objetivos, te invito más bien a escoger bien qué objetivos quieres lograr. Por mi parte, y con la pandemia que nos rodea, yo quedo satisfecho con terminar este año 2021 vivo, lo más saludable posible, y que mis cercanes sigan estando cerca. Y si ya no lo están, espero no haya quedado ningún pendiente. Con eso me basta y me sobra.

José Manosalva
Psicólogo Clínico, Universidad de Talca
Postítulo en Focusing Oriented Therapy, formado por Dr. Ps. Sergio Lara
Instructor de Alba Emoting, formado por Dr. Ps. Sergio Lara
Socio Director de Centro Árbol, área comunicaciones

Linkedin

Sigamos trabajando juntes por tu bienestar. Estaremos lejos, pero no distantes.

Editado por José Manosalva

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba